Mi Angel de la Guarda: Una estudiante de la Prepa Dos

Por Leonardo Valadez C.




La tragedia sacude una vez más a la ciudad de México. El trabajo cotidiano se interrumpió, pasadas las 13 horas de este martes 19 de Septiembre, unas horas después, de que las autoridades de la Ciudad de México realizaran el simulacro para honrar a las víctimas del 19 de Setiembre a las 07; 19 horas en que la Ciudad sucumbió ante el embate de la Madre Naturaleza: Por la noche, Jacobo Zabludovsky redivivo, en la persona, el personaje, el periodista, el reportero; Joaquín López Dóriga…  Su voz, que inicia la narración desde uno de los puntos neurálgicos de la tragedia, devolvió a cientos de miles de hogares mexicanos, la sensación de que estamos en casa, de que una voz amiga, de que un familiar, un periodista por demás conocido, nos daba cuenta de lo que pasa…

Eran las doce de la mañana. Todo ocurría sin contratiempos: César Camacho Quiroz hablaba, daba cátedra a innumerables periodistas en el llamado “Corral de la Ignominia”, sobre la praxis en el Congreso; el Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, explicaba los pormenores de la agenda de trabajo en el recinto parlamentario de San Lázaro. Reporteros que preguntan, líder mexiquense que contesta: junto a él, uno de sus comunicadores, Martin Takagui, atendía con la mirada a quienes querían preguntar…

Minutos más tarde, la Coordinadora del Grupo Parlamentario del Movimiento de Regeneración Nacional, Rocío Nahle García, daba cuenta de las  negociaciones al interior de la Junta de Coordinación  Política para determinar las posiciones que ahora corresponden a  Morena, luego de que su número de legisladores ha crecido, a “costillas” como dijeran por ahí, de los diputados y diputadas del Partido de la Revolución Democrática.

Platico con la diputada Nahle, hablo de su recién encargo como Estratega de Asuntos Energéticos de Morena; mencionamos a la India: Hay controversia, le comento del libro “Laguna Verde, la Gran Controversia”, de mi autoría, de las platas nucleares de la India… Puntual, sin asomo de la menor duda, me aclara que La India no tiene plantas nucleares, no tiene programa nuclear… (Más tarde lo comento con el Doctor Fluvio César Ruiz Alarcón: Coincidimos, la India, si tiene programa nuclear: Fluvio va más allá, dice que la India tiene la Bomba Atómica, por los conflictos armados con Pakistán. Recuerdo a Nerhu, a la bipartición de la India cuando fue liberada por el Imperio Británica… Recuerdo haber estado con Indira Gandhi en Nueva Delhi.

Alguien menciona al Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya, “el señor de los moches”, el joven maravilla (sí, dicen de manera socarrona, maravilla para los negocios)… En tribuna, se discute con vehemencia el tema de la joven  Mara Castilla: hay una ronda de posicionamientos de los distintos partidos políticos para denunciar el feminicidio, para denunciar que las mujeres en este país, tienen una vida que, al parecer, “no vale nada”. Cada una de las legisladoras da su punto de vista, hace sus exigencias…

Sube a discusión el tema de que el Estado debe ser como una pilmama; alguien reclama que se debe guardar un minuto de silencio; todos callan, todos callamos;  hay silencio en el Recinto Parlamentario.

Luego vienen las discusiones y posicionamientos de la Política Social del Presidente Enrique Peña Nieto; es la Glosa del Informe. El personaje no es, como uno quisiera  imaginar, del Secretario del Desarrollo Social, de la Sedesol; Licenciado Luis Enrique Miranda. No, el personaje es ni más ni menos que “Chayo”, Rosario Robles Berlanga, ex titular de la Sedesol, actual responsable de la Sedatu: El diputado independiente, Manuel Jesús Clouthier habla de los tiempos del Partido Acción Nacional, al frete del Poder Ejecutivo Federal, menciona que hoy hay más pobres en México, que nunca antes, da cátedra de las buenas formas de hacer gobierno, muestra si preocupación por los pobres, o los desamparados, por los que nada tienen…

Boomerang.- Me está llamando el quehacer reporteril en otras áreas del edificio, casi ciudad, que es la Cámara de Diputados, que es San Lázaro, la obra de Pedro Ramírez Vázquez, la mole de acero y de concreto… Voy al basamento, busco unas oficinas en donde quedé de ver a un amigo…

La gente empieza a correr; no me doy por enterado… Hay gritos, hay histeria, todos salen de no sé donde, hombres, mujeres, civiles, trajeados y, para no variar; la alarma sísmica.

Mi primera impresión es que están haciendo otro Simulacro conmemorativo del Aniversario del Terremoto del 19 de septiembre de 1985: ¡No! Está temblando; quiero correr, trastabillo, estoy a punto de correr, cuando mis piernas me lanzan un alarmante recordatorio: ya tengo 66 años (un seis más y seria cosa del Diablo), mis piernas no responden, estoy a punto de caer: Ruido, mucho ruido, grupos, ¡Estamos en el sótano! Hay que salir, gritan mujeres desesperadas. Busco tranquilizarme; busco ayuda en mi mente, en mi pensamiento: Mi hija Sofía esta en este edificio, está en sus oficinas del PRD… Busco el celular, el tiempo es “elástico” ha dicho Albert Einstein: Marco números, encuentro el de Darío, mi preocupación inmediata… está en la escuela. Luego, con Kary, lo recuerdo muy bien: Montse, Montse, Sólo Dios sabe…

A buen resguardo, siguiendo las instrucciones del personal de Protección Civil, estoy en la explanada de la Cámara de Diputados, para efectos de la historia, en la LXIII Legislatura… Encuentro al diputado Clouthier, platico con él un rato: a distancia veo al Doctor Fluvio César Ruiz Alarcón, le pido de favor que use su teléfono para enviar un mensaje a mi hija Sofía, que le diga que estoy bien, que así se los haga saber a mis hijos… Más adelante, preocupada, la diputada, Rosalina Mazari Espín; la veo preocupada, quiere comunicarse con los suyos. La legisladora es líder de su Grupo Parlamentario de diputados del Revolucionario Institucional en el estado de Morelos… La conozco, Causa y Efecto, programa de televisión, tiene su casa en los estudios del instituto Morelense de Radio y Televisión. Esta sola, le acompaño hasta que se ha tranquilizado…

Mi boleto del Metro  ha servido para maldita la cosa. No hay servicio, estoy en la estación Candelaria. Busco seguir a la gente. Una señorita, estudiante de la Preparatoria Número Dos, me informa, me brinda ayuda: ¿Que necesita, seño? ¿Está usted bien? No articulo bien las palabras, salvo decirle, ¡No sé llegar a mi casa! No traigo coche, me pareció mejor (o quizá más económico), viajar en el Metro, que Caray (bien por “Chava” Flores), pero sólo sé moverme del Instituto Politécnico Nacional a Consulado y, de ahí, a Candelaria y de regreso… No se usar otro medio de transporte. La verdad, estoy perdido.

La señorita, cuyo nombre no pedo, casi me lleva de la mano; le acompaño, usa su tarjeta del Metrobus, lo va a pasar dos veces, pero un parroquiano le comenta que yo debo transbordar en Aragón,  que entonces, necesitaré otra tarjeta.

Ella busca entre sus cosas y encuentra otra tarjeta… Con cinco pesos de dinerito; falta un  peso; ¡Yo lo traigo! Le digo y se lo entrego. Ya más tranquilo y casi para llegar a San Juan de Aragón, son cuatro, cinco señoras además de la señorita, quienes se han enterado de mi descuido, de mi ignorancia para usar el trasporte público: Porque soy el único hombre aquí, pregunto: “Es el lado de las mujeres” y, para bajar, me  sugieren”, encomiosamente, con el cuidado que una hija puede tener por su padre: “Pase usted entre los hombres; las mujeres lo van a madrear…” “Son unas perras” (sic), dicen entre ellas y me indican que camine a la salida de los hombres…

Diego me rescata cerca de casa, los Anaya, Adrián, Jesús, “Chucho”, me reciben en su taller mecánico de San Bartolo Atepehuacan… “Su coquita bien fría, de lata”… Carga para mi celular que se dio por muerto poco después del movimiento… Diego ya vino por mí, Darío ya está en casa, Kary, Nico: Me vuelve el alma al cuerpo. “Gracias Dios mío; otro día para vivir”.

leonardovaladezc@yahoo.com

Twitter: @leonardovaladez

Comments

  • No comments yet.
  • Add a comment