Nos dimos cita en el Teatro Arlequín, para presenciar el afamamdo y múltiple premiado musical de Broadway “Avenida Q”, la cual, vuelve a nuestro país para deleitar a chicos y grandes con sus…. Ok, no, solo para deleitar a los adolescentes y adultos, ya que a pesar de ver puppets (Marionetas) en escena, la trama de este divertido musical, no es para niños, por lo menos no tan chicos.

 
La historia es divertida y común; digo común porque creo que todos conocemos a alguien como alguno de los personajes, o tal vez nosotros seamos parecido a alguno. La trama ocurre en la Avenida Q, donde hay unos departamentos y sus “peludos” inquilinos nos cuentan sus historias a través de excelentes canciones, creadas por Robert López, compositor también de “Frozen”, “The Book of Mormon” y “Finding Nemo, The Musical”. Conocimos a “Katie Monster” interpretada por Melissa Hallivis, quien es una pequeña monstruo que a pesar de ser una tierna, dulce y cariñosa maestra, no ha encontrado a su media naranja. Sus vecinos son “Brian” (Rodrigo Sainz/Virgilio Solorio) y su novia “Noche Buena” (María José Bernal) un comediante desempleado y una terapeuta llegada de Japón, quien se molesta con su novio porque no trabaja y tienen muchas deudas. A dicha comunidad llega “Princeton”, (José Carlos Leyva) un joven recién graduado de la universidad en busca de un gran futuro. En uno de los departamentos viven “Rod”, (José Carlos Leyva) quien niega su homosexualidad y “Nicky” (Galo Balcázar) quien lo impulsa a aceptarse. En otro departamento, vive el personaje más curioso de todos, es “Trekkie Monster” (Galo Balcázar), un monstruo obsesionado con el porno.
 
Sin duda, todos estos personajes son una parodia de “Plaza Sésamo”, aquel programa infantil estadounidense creado por Joan Ganz Cooney con la participación de los puppets de Jim Henson, el cual, tenía como ubicación la Calle Sésamo, (Nombre real en inglés Sesame Street), y en donde sus personajes y puppets, a través de situaciones divertidas, enseñaban a los niños cosas esenciales, como contar, deletrear, a leer, los colores, la hora o los días de la semana. En Avenida Q podemos encontrar las parodias de algunos de sus personajes, como por ejemplo “Nicky” y “Rod”, son las de “Beto” y “Enrique”, “Trekkie Monster” es el “Mounstro Come Galletas” , y los personajes de soporte humanos, los animadores del programa.
 
“Avenida Q” es claramente un excelente musical, y en esta ocasión, el productor Virgilio Solorio, decidió arriesgarse y traerlo nuevamente a escenarios mexicanos, pero esta vez, con su propia traducción y adaptación de el libreto y las letras. Esta traducción corrió a cargo de Bruno Carrera y de Melissa Hallivis, y la cual, es precisa y apegada al libreto original. Los números musicales son interpretados pulcramente por todo el elenco, y dentro de ellos, cabe destacar el talento inigualable de Galo Balcázar, quien interpreta a “Trekkie Monster” y a “Nicky”, a su vez, es la voz en off del locutor. Su bis cómica, y la gran versatilidad de voces del que es poseedor, son un deleite para el publico, sin duda, uno de los que se roba la obra, y un descubrimiento importantísimo para el teatro musical. También destacan las participaciones de Mariana Andrade como el “brazo” de varios personajes y uno de los “Ositos de las malas ideas”, ya que su presencia escénica, talento y trabajo de ensayo, la hacen un excelente y fundamental elemento de esta producción. Así mismo, María José Bernal, nos deleita después de verla en “El Violinista en el Tejado” de Bernstein- Peralta como la rebelde “Java”, como “Noche Buena”, demostrando que con su impecable voz, bis cómica y talento, es capaz de estar en personajes importantes en los musicales en México, sin pedirle nada a nadie.
 
Otro personaje que destaca es Jose Carlos Leyva, quien interpreta a “Princeton” y a “Rod”, demostrando un extraordinario trabajo escénico al mostrarnos dos personajes completamente diferentes, y cambiándolos rápidamente de una manera fenomenal. Melissa Hallivis, es sin duda una actriz joven y talentosa, su dulzura es innegable para personificar a “Katie Monster” y el sorprendente cambio para cambiar a “Lucy La Zorra” nos hace ver que de verdad ella ama este musical, e hizo bien en escoger esos personajes. También destaca el trabajo de Daniel Brito como el otro “Osito de las malas ideas” ,que, con breves participaciones, las hace un goce para el público.
 
En este musical, existe un personaje que hace burla al fallecido actor norteamericano Gary Coleman, haciendo referencia  que fue un niño actor, el cual, tuvo mucho éxito en sus años mozos, y después, no pasó nada con su carrera. En Avenida Q, este personaje se llama así:  Gary Coleman, pero de niño estrella, pasó a ser el súper intendente de tal comunidad. En la primer versión en México, los traductores decidieron  llamarlo “Carlitos Esp…” haciendo referencia por obviedad a Carlos Espejel, actor mexicano quien se hiciera famoso por ser parte del elenco del programa infantil “Chiquilladas” en los años 80, y quien después de dicho programa, no tuvo una gran carrera o éxito en sus proyectos posteriores a pesar de contar con una escuela de actuación, y con sucursales. En esta versión, los traductores decidieron llamar a este personaje “Imanol” , quien, por los textos y el nombre, sabemos que es la parodia de Imanol Landeta. En la primera puesta, Carlos Espejel fue invitado a participar haciendo este personaje, pero en vez de agradecer que alguien todavía lo recordara, y decidiera lanzarlo de nuevo a los reflectores, el reciente vetado actor de Televisa, se indignó y rechazó participar en el musical. En su lugar, el personaje fue llevado por dos mujeres alternando: Jass y Karina Cázares, con un trabajo gris y desagelado. En esta ocasión, Imanol es interpretado por Mario Heras, quien, a pesar de que se percibe cero energía o ganas de salir al escenario, y mas bien lo hace por cumplir, posee una voz maravillosa.
 
Sin duda, esta puesta del musical premiado en Broadway, es una de las mejores que se han hecho en nuestro país; los músicos ejecutan a la perfección cada canción, los actores saben manejar un puppet con precisión combinando su actuación  de una manera formidable. La traducción, las letras, la dirección son simplemente maravillosas. Es un musical sencillo, pero grande a la vez, con un mensaje increíble para los adolescentes y para los adultos. Una velada de risas y algunas lagrimillas, es lo que te espera en esta magnifica puesta del musical ganadora del Tony, superando a “Wicked”. No pierdas la oportunidad de ver “Avenida Q”, te aseguro, no te vas a arrepentir. ¡PORNO!
 
 

Comentarios

  • Aún No hay comentarios.
  • Agregar un comentario