La muerte de Luis Ernesto Cano

Una crónica anunciada

El comediante Luis Ernesto habló mucho sobre su muerte. En meses recientes publicó en YouTube dos videos como testimonio para sus hijos. En uno de ellos, filmado el 2 de octubre de 2013, está acompañado por su hijo David (23 años).
“Este es un testimonio cuando yo me muera para que este muchacho tenga un recuerdo de su padre. Va a quedar este video como testimonio primero de que estoy vivo ahorita, segundo de que me voy a morir, y tercero de que en caso de que me muera les quede a ustedes constancia de que este video lo voy a rodar en diferentes partes. Ni pedo, va a ser muy triste, ya no lo voy a poder ver pero que lo vea su madre”, dice en su declaración.
Hace pocos días, el 10 de abril, grabó el más reciente junto a su otro hijo, Varuna (12 años) al celebrar su cumpleaños. “Este es un video porque Varuna va a dejar de ser niño y va a empezar a ser adolescente y porque yo tengo cáncer en los riñones y uno nunca sabe lo que pasará, esperemos que no pase nada, yo digo que no va a pasar nada”.
Al preguntarle sobre sus planes para el futuro, su primogénito contestó que deseaba heredar el iPhone de su papá: “Como pueden ver, ha desarrollado el desapego a las cosas materiales, no le importa si yo me muero o no, lo que quiere es el iPhone”, decía bromeando Cano.
“¿Quieres saber mis planes para el futuro? Estar en el aquí, y en el ahora. Esperemos que no me haga a mí el cáncer más que cosquillas; si me mata pues me mata”, dice.
La comediante Gloria Rodríguez, que trabajó con Luis Ernesto, contó: “Fue muy doloroso, todos sabíamos que estaba enfermo pero teníamos la esperanza de que pudiera luchar”. Dice que le sorprendió la noticia ya que lo que sabía de él es que estaba en reposo. “Siempre nos decía que en el escenario lo teníamos todo, pero que la verdadera vida estaba abajo del escenario. Era como un genio de la comedia pero también un filósofo de la vida, mezclaba esas dos cosas”.

Comentarios

  • Aún No hay comentarios.
  • Agregar un comentario