Los vaqueros al teatro

Se estrena en Madrid la ópera de Brokeback Mountain

La película protagonizada por el fallecido Heath Ledger y Jale Gyllenhaal “Brokeback Mountain” en donde representan a dos vaqueros homosexuales enamorados, y que no pueden estar juntos llega a los escenarios de la ópera en Madrid y se estrena este 28 de enero.
El compositor estadounidense Charles Wuorinen, de 75 años, trabajó en estrecha colaboración con Annie Proulx, autora del relato “Brokeback Mountain” publicado en 1997 por la revista The New Yorker antes de ser llevado a la gran pantalla por el taiwanés Ang Lee con una película, premiada con tres Oscar, que en Latinoamérica se llamó “Secreto en la montaña”. La obra narra la tormentosa historia de amor entre dos jóvenes vaqueros estadunidenses, Jack y Ennis, que se conocen en 1963 en una región montañosa, magnífica pero hostil, del Estado de Wyoming.
Durante veinte años, ambos se amarán a escondidas, mientras construyen sendas familias basadas sobre una mentira.
“Es una historia imposible, trágica, típica de la ópera: dos personas que quieren una relación prohibida en su sociedad, siendo además, una de ellas incapaz de aceptarse tal cual es”, explica Wuorinen, que viajó a Madrid para asistir a los ensayos.
“La importancia de la novela de Annie Proulx reside en el hecho de que un ‘gran amor’ sigue siendo un ‘gran amor’ a pesar de las convenciones sociales”, destacó el director artístico saliente del Teatro Real, el belga Gerard Mortier, que había pedido en 2008 su adaptación a la ópera al compositor y a Annie Proulx, autora del libreto.
“Por eso programé su estreno mundial justo después de las representaciones de ‘Tristán e Isolda’. Tristán, Isolda, Jack, Ennis: ninguno de ellos entiende lo que le pasa pero todos están dispuestos a morir por el amor que sienten”, dice, antes del espectáculo, que se representará hasta el 11 de febrero en Madrid.
Concebida en dos actos de dos horas, el libreto de Brokeback Mountain ha sido compuesto en inglés, con un lenguaje simple, en el que no faltan las palabrotas.
Conocido por ser más amantes de los clásicos y a menudo sorprendidos por las óperas de Gerard Mortier, los abonados más tradicionales del Teatro Real podrían no apreciar mucho esta obra. Pero, a Charles Wuorinen no le importa contrariar a los oídos más ortodoxos, “que ven la ópera como una forma artística donde todo viene del Siglo XIX, con gruesas mujeres que gritan sobre el escenario”. “No es mi problema, es el suyo”.

Comentarios

  • Aún No hay comentarios.
  • Agregar un comentario