Tuvimos oportunidad èste pasado 23 de Marzo, de estar presentes en dos funciones de PETER PAN, producida por el Señor Fred Roldàn. y fuè una experiencia doblemente gratificante.

Cabe señalar que ahora, el actor titular del personaje central es Mauricio Roldàn Sandoval, un jòven muy talentoso, a quien su padre, Fred Roldàn, le ha dejado la estafeta del maravilloso personaje.
Bien dicen que lo que se hereda no se hurta. Y la escuela y el talento heredado por sus padres (El Señor Roldàn y la Señora Lupita Sandoval) es notable en èl y su hermano, quien tambien participa en la puesta, en el papel de Juan.
Veo en el protagonista a una futura estrella del teatro. Un carisma impresionante, y un trabajo cuidado en cada momento. Nunca deja de estar en el personaje, y le imprime un sello ùnico.
Es un Peter Pan del 2013. Un Peter Pan que sin dejar el estilo clàsico, tambien actùa de manera contemporànea, y ese es un balance muy difìcil de lograr, pero Mauricio lo hace parecer fàcil. Es verdaderamente un gran trabajo.
Por otra parte, veo un elenco muy comprometido con la obra. un elenco que se conoce bien, y eso ayuda para que la funciòn siempre corra bien, pero que a la vez sea ùnica e irrepetible, lo cual pudimos constatar, ya que las dos funciones fueron diferentes.
Puedo notar una direcciòn mas moderna; Vemos a una Wendy Soñadora (Adriana Reguenga), pero que habla de cosas muy contemporaneas como el Facebook, y que por momentos nos recuerda a la clàsica chica enamorada de su artista.
Tambien aparecen Juan (Fred Roldàn Sandoval) y Mickey (Antonio Mothe), quienes estàn llevados por una direcciòn que los coloca como dos chicos mas “Despiertos”, màs de cauerdo con el tiempo que vivimos hoy en dìa.
Un aplauso merecen tambien Citlalixayotl, Alejandro Jordàn y Mariana L. Torrez, que interpretan dos personajes cada uno. El primero tiene la oportunidad de brindar mucha alegrìa a los mas pequeños del pùblico, interpretando primero a la tierna “Nana”, y luego al un Cocodrilo bailarìn, que pone de buenas todo el elenco.
En el Caso de Alejandro y Mariana, ellos inician como los padres de Wendy, Juan y Mickey, para despues convertirse en el temible Capitàn Garfio y la Princesa Tigre, fiel amiga de Peter Pan. Y cuyas tablas en el escenario se notan, mostrando el por què llevan tanto tiempo participando con èxito en èstos clàsicos.
Comentaba lìneas arriba, que el elenco se conoce bien, y èsto se refleja en las rèplicas que hay entre ellos, en determinados momentos, cuando el texto les permite jugar con situaciones que posiblemente les recuerden vivencias o anecdotas vividas a lo largo de la temporada.
Las canciones de Fred Roldàn y Agustin M. Carvalho son frescas, àgiles, divertidas, la gente sale bailàndolas y cantàndolas (Por cierto, un aplauso mas para el señor Roldàn, por haber sacado el CD a la venta, el cual se puede adquirir en el teatro).
A èstas alturas, tal vez diràn… ¿No sale Campanita?…. ¡Claro que sì!. sòlo que aparece presentada de un estilo que hacìa mucho no veìa, y que se apega mucho a como se verìa èste fantàstico personaje en la realidad.
Podrìa terminar aquì mi reseña, pero hubo una situaciòn fuera de programaciòn, que nos permitiò (a los que pudimos estar en ambas funciones) gozar por partida doble.
Por cuestiones de trabajo, Mauricio no diò la segunda funciòn, y en su lugar, el Señor Fred Roldàn, volviò a interpretar a Peter.
Obviamente, tener un actor con tantos años de conocer èste personaje, es una bendiciòn para cualquier producciòn de èsta obra. y aunque el mismo Señor Roldàn le comunicò al pùblico su nerviosismo antes de dar la funciòn. èste nerviosismo no se notò y pudimos ver un Peter Pan diferente, mas clàsico, pero que nunca deja de estar vigente.
Otro detalle importante es que los vestuarios de Peter Pan del Señor Roldàn y Mauricio Roldàn, son diferentes, y èsto tambien ayuda a que hagan “Su” Peter Pan, cada uno con su estilo particular, pero con la misma calidad.
La escenografìa, me parece un gran logro, ya que el teatro no es muy grande, pero naturalmente èsto permite que la creatividad juegue un papel imprtante, asì que vemos còmo las escenografìas cambian frente a nosotros, integràndose a la coreografìa.
Peter Pan, el niño que nunca crecerà, y que ha cautivado a generaciones, sigue vigente en una àgil, divertida y evocativa producciòn. Si tienes hijos, sobrinitos, etc, no dejes de llevarlos. Si en tu alma sigues siendo un niño, No dejes de verla. y si crees que ya nada queda de tu niñez… Vè a verla y tu niñez volverà.

Comentarios

  • Aún No hay comentarios.
  • Agregar un comentario