Piden regularizar el Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli

[divider]Después de que lo ganara el sobrino del presidente del jurado[/divider]

El 33 Concurso Nacional de Canto Carlo Morelli, financiado en parte con recursos públicos, ha perdido fuerza y credibilidad, dicen algunos críticos, músicos, compositores y personalidades del medio musical, como José Noé Mercado, Emilio Pérez Casas, José Manuel Recillas y Luis Gutiérrez, quienes lamentaron que el primer lugar le fuera concedido al bajo-barítono Alejandro Armenta (Alejandro Martínez Araiza), sobrino del tenor Francisco Araiza, quien fungió como presidente del jurado (sin voto) en la recta final.

Sin embargo, la mayor irregularidad impactó en el propio reglamento, donde afirma que “No podrán participar en el Concurso aquellos cantantes que hayan realizado presentaciones en el Teatro de Bellas Artes en un papel principal o de mediana importancia, o actuado en papeles principales en teatros similares del país”, ante lo cual el jurado omitió que Armenta debutó en este escenario, en 2011, interpretando a Mephisto de la ópera Faust de Gounod, con lo cual se violó la  normatividad.

La polémica se desató en las redes sociales y se extendió con comentarios a favor y en contra del galardonado. Propusieron que la mitad del jurado sea de talla internacional para darle mayor certeza a los resultados, y que delimiten los concursos por tesitura vocal para evitar competencias entre tenores, barítonos y sopranos, cuyas características son distintas.

Según el reglamento del Concurso Morelli, hay siete reglas, de las cuales es la tercera la que alude al tema del debate, donde se especifica que “Si algún miembro del jurado es o ha sido profesor de algún concursante, no podrá participar en la votación correspondiente a dicho cantante”.

Esta cláusula la cumplió el propio Araiza, al abstenerse, pese a su calidad de presidente del jurado, acompañado de Jorge Volpi, director del Festival Internacional Cervantino; José Octavio Sosa, coordinador ejecutivo del Estudio de Ópera de Bellas Artes;  Alicia Torres, el director de orquesta Fernando Lozano y el maestro de canto Bernardo Villalobos.

El ganador Alejandro Armenta habló sobre la relación con su tío Francisco Araiza: “Me quedó claro que si ganaba algún premio, esos comentarios surgirían, creo que son inevitables y lo único que puedo decir es que mi tío no tuvo voz ni voto, así que él no influyó en las calificaciones del jurado”.

Además, explicó que la mayor evidencia de que fue una final justa fue que el propio público lo premió. “Siempre habrá comentarios, pero llevarse el premio del público es la mayor recompensa y ahí no tuvo nada que ver el maestro Araiza. Esa es la prueba de que el trabajo de uno es legítimo, pase lo que pase y se diga lo que se diga”.

Incluso, reconoció que cuando conoció el resultado del primer lugar, “una parte de mí quería llevarse el premio del público porque si no los comentarios serían al triple”.

Comenta, comparte y suscríbete.

Dale like a nuestra página en Facebook

Síguenos en Twitter

 

Comments

  • No comments yet.
  • Add a comment