Violinista en el Tejado… ¡A la Vida! ¡Salud!

El equipo de Expresiones-arte nos dimos cita en el Foro Cultural Chapultepec, para ser testigos de la gran magia del musical “El Violinista en el Tejado”, producción de la recién nacida compañía Bernstein-Peralta Producciones,

quienes inauguran esta sociedad para montar desde el año pasado este clásico de clásicos entre los musicales, primero en el Teatro Nextel y ahora en el Foro Cultural Chapultepec.
Hacer ésta obra, es la responsabilidad de tomar un legado que en la década de los 70s iniciara Don Manolo Fábregas (q.e.p.d.) cuando hizo la obra por vez primera en nuestro México, y cuya interpretación del papel protagónico es memorable. Posterior a esa temporada, llegaron otras dos más (La reposición con Don Manolo en los 80’s y en 2004, la producida por OCESA con el también fallecido Pedro Armendáriz). 
Sin duda, el producir esta obra, no es tarea fácil, dados los grandes antecedentes. Pero la Compañía “Bernstein- Peralta” cumple con todos los estándares de calidad, presentándonos una versión llena de grandes emociones.
El recordar ese teatro que nos llenaba, nos daba la satisfacción de querer ver más y más, con grandes producciones y artistas que estaban ahí por sus cualidades, por sus grandes voces, parecía hasta ahora un sueño, solo un recuerdo… Pero esta puesta en escena lo logra, y lo hace magistralmente.
Esta propuesta que Yosi Bernstein, Mónica Díaz y Rubén Peralta hacen de El Violinista, una pieza que evoca aquellos musicales de la “vieja escuela” tan añorados. Con tanta alma y nostalgia, pero a la vez, con una calidad de producción a la altura de cualquier otro musical de gran formato.
“El Violinista en el Tejado” está basada en las historias de Sholem Aleichem, sobre un carismático hombre llamado Tevye, y su familia. Tomando éstas historias como inspiración, El Libretista Joseph Stein, sumado a Jerry Bock (Música) y Sheldon Harnick (Letras), crearon èste musical, que hoy por hoy se mantiene vigente, en la cartelera de muchos países y que en su producción original en Broadway, ganó la nada despreciable cantidad de 9 premios Tony.
Pero… ¿De qué se trata la obra?…
La historia tiene lugar en el Pueblo de Anatevka, en la Rusia Zarista de 1905, donde una singular comunidad Judía, vive día a día, con sus oficios, su fe, y sus tradiciones.
Y son justamente estas tradiciones las que hacen de Anatevka un lugar tan especial. Un lugar en el que no faltan personajes célebres, como el amado Rabino, La Casamentera, el Pordiosero, el Carnicero, El Sastre, y varios más. Los cuales viven sus tradiciones dentro de un mundo cambiante; Compartiendo sus vidas con habitantes de otras ideologías y razas, viviendo en un respeto que parece tambalearse, y viviendo tambien con una línea divisoria formada por esas mismas diferencias.
La historia nos lleva a conocer a “Tevye”, un lechero soñador, sentimental, pero fiel a sus creencias, que mantiene con su oficio a su familia, conformada por su esposa Golde, y sus cinco hijas.
Las cosas para èl no son fáciles, pero no se queja, y comparte sus sueños, alegrías y tristezas con Dios.
Pero muchas sorpresas vienen para Tevye, así como retos; Ya que entre otras cosas, tres de sus hijas, están en edad para ser desposadas, y a pesar de ser un hombre fiel a su ideología, se ve constantemente cuestionándose a sí mismo, ante la llegada de algo muy natural, pero que para èl, pareciera ser una palabra nueva: El Amor.
Y precisamente, el amor y las diversas consecuencias que provoca, hacen que Tevye y su familia, entren en ciertos conflictos, los cuales llegan con el cambio. Un cambio en un lugar donde las tradiciones siempre han sido seguidas al pie de la letra.
¿Será que el amor puede romper las tradiciones? ¿Será que dos personas puedan elegir amarse, sin necesidad de una casamentera? ¿Será que aquello que se ha preservado por tantos años, pueda modificarse por amor?
Para saber las respuestas, deben ver la obra.
Hablemos del elenco de èsta nueva producción:
Recientemente estrenaron “Tevye”. Y se trata del actor y cantante Manuel Gorka, quien tiene un manejo de la escena impresionante, tan impresionante como su estupenda voz. Gorka sin duda, hace un Tevye profundamente humano, que se echa a la bolsa al pùblico en cada gesto, cada palabra, cada nota. Un intérprete que sabe muy bien llevar los matices de un Tevye que por momentos es muy divertido y con espíritu de filósofo, pero que tambien llega al corazón cuando la obra lo coloca en momentos de conflicto, donde debe tomar fuertes decisiones.
Manuel Gorka no pretende ser cómico, son las situaciones las que lo son, y su manejo de esa comedia circunstancial, es simplemente perfecta. En mi opinión, y con toda seguridad me atrevo a decir, es el mejor Tevye que ha tenido alguna puesta en escena en nuestro país. Su acento Idish es muy bueno, su actuación vibrante, y su voz… La mejor que he escuchado en mucho tiempo. Una satisfacción descubrir a Manuel, en esperanzas y ansias de verlo próximamente en algún otro musical.
Tambien hemos de destacar la actuación de Mónica Díaz en el papel de la autoritaria pero emotiva “Golde”, cuya actuación es medida donde debe ser medida y fuerte donde debe ser fuerte, logrando el balance perfecto en este matrimonio. Mónica posee una gran voz y eso hace que junto a Manuel, hagan una excelente dupla.
Tambien está la frescura y simpatía de Lorena Vignau, María José Brunet y María José Bernal, como las tres hijas mayores de Tevye, quienes en verdad se escuchan como unas jovencitas simples, humildes e inocentes, ya que en muchas puestas sufrimos de ver y escuchar a las famosas Tzeitel, Hodel y Chava en actrices mayores y con voces demasiado experimentadas. Son un verdadero deleite cuando interpretan “Casamentera”.
No podemos ni debemos dejar de mencionar el gran trabajo de actores de trayectoria probada en el mundo del teatro, como Arturo Echeverría, Karina Luna, Xavier Del Valle, Diana Avellaneda y Lenny Zundel, cuyas tablas se notan apenas pisan el escenario.
Otras participaciones que deben ser destacadas son las de Héctor Aguilar en el rol del “Alguacil”, personaje que a pesar de tener una participación relativamente breve, es muy bien llevado por el actor, así como el papel de “Fyedka”, quien encuentra en Rodrigo Sáinz a uno de sus mejores intérpretes, un joven, que en lo particular, nos sorprendió hace algunos años como el vanidoso Fiyero en “Wicked” de la difunta escuela “Tercera Llamada”. Rebeca Irabièn como la “Abuela Tzeitel”, logra la simpatía de los presentes, y la participación de Eva Padrón en el papel de “Fruma Sara”, personaje que no sólo es difícil de interpretar en su partitura, sino a nivel físico, ya que la naturaleza del mismo exige ciertos “efectos”. Eva destaca sobremanera, a pesar de lo corta de su participación; su voz limpia y excelentemente preparada, el manejo de voz para el personaje, y su actuación, hacen de “Fruma Sara Padrón” una interpretación fuerte e inolvidable.
Ahora hablemos de la producción: La dirección de Ricardo Díaz es fluida y astuta. Nunca vemos escenas flojas ni exageradas. A pesar de su juventud, este director sabe trabajar a sus actores de manera personalizada y cuidando cada detalle para darles las herramientas necesarias con las cuales logran la excelencia en sus actuaciones. Es una dirección brillante.
El trazo es impecable, ningún actor, cantante o bailarín se ve fuera de lugar, cada sentimiento es llevado a escena de una manera tan natural, cosa que es muy difícil de hacer en teatro, que hacen de la dirección de Ricardo, un ejemplo a seguir. 
La dirección musical, por parte del maestro Rubén Peralta, está llena de vida, retratando las emociones de los personajes con cada nota musical. No hay músicos de más, ni músicos de menos, todos ellos extraordinarios, pero desde luego, destacando a uno de los elementos, que es pieza clave (y que lleva una responsabilidad doble) en la puesta. Desde luego nos referimos al “Violinista”, un violinista real en el escenario, cosa que no siempre ocurre en producciones de èsta obra. Adolfo Ruiz, es simplemente maravilloso; ejecuta cada pieza y solo con perfección y agudeza, es un músico impecable, pero destaca de sobré manera, ¡Su gran actuación! Es un regocijo ver a un verdadero y excelente violinista, haciendo un doble trabajo tan perfecto. Los músicos, a quienes muchas veces el público no ve, o no le interesan, son una parte fundamental de un musical, y este grupo dirigido por el maestro Peralta, es digno de un reconocimiento de pie. Hay una sorpresa de parte de ellos en una escena de la obra, la cual por supuesto, no les vamos a decir.
El vestuario de Rinna Keller está perfectamente bien confeccionado y diseñado, la escenografía de Chava, como siempre, una maravilla. 
Desde luego hay más gente cuyo trabajo debe ser reconocido, pero es tanta, que sería casi imposible mencionarlos a todos. Y es por eso que todos los que conforman esta producción, merecen el mayor reconocimiento que se puede tener en el teatro: El aplauso del público, y lo hacen de pie.
Un musical a temporal, con un hermoso mensaje, música maravillosa y actuaciones espléndidas, es El Violinista en el Tejado, que supera por mucho a las anteriores puestas. 
Sin duda, es una producción que vale la pena ver, una obra para toda la familia, hecha con talento, calidad y corazón.
¡Sólo restan dos semanas para que vayan a verla!
Tienen que ser parte de la… ¡Tradición!
{fcomment}

Comentarios

  • Aún No hay comentarios.
  • Agregar un comentario